“Las garantías jurídicas de este proyecto son la legalidad y la información pública. No hay documentos reservados”.


David Olaya Betancourt es abogado por la Universidad de Medellín (Colombia) y ha estudiado Derecho Internacional de la Empresa en la Universitat de Barcelona (España). Su especialidad es el Derecho Empresarial y cuenta con más de 5 años de experiencia en la estructuración y análisis de negocios, alta gerencia y gerencia en marketing y financiera. Es además asesor de varias compañías internacionales y partícipe en diversos proyectos mineros. Desde 2013 es Gerente General de la firma Estrategias Jurídicas y, desde 2017, Director General de Minera Guayaquil (cuyo máximo accionista es MinexCorp).


David ha sido quien ha abierto las puertas de la minería de oro a MinexCorp. Fue él quien propuso a Fernando García Sanz (Director Ejecutivo de InnovaMinex) invertir en minas de oro. Fue él quien le despejó muchos caminos presentándole a personas clave en ese ámbito y protegiéndole a la vez de muchos aprovechados. A partir de 2017 se introdujo en el ámbito de las criptomonedas y del blockchain, siendo asesor jurídico de CCoins Labs (ccoins.io), creando un exchange para el intercambio de criptodivisas. Por tanto, como profundo conocedor tanto del proyecto minero como de las criptomonedas, así como del blockchain y de los exchanges, fue invitado a participar en las negociaciones para la creación de InnovaMinex, que tuvieron lugar en Málaga, con Fernando García Sanz (CEO), Jaime Valero (CAO), Francisco Montero (CSO) y Rafael Enríquez (CINO).


“Este es de los pocos proyectos de criptomoneda verdaderamente tangible. El primer reto para sacar adelante un proyecto tan ambicioso como éste es crear todo un ciclo productivo minero para el que se requieren recursos gigantes”, aclara David. En la práctica, obtener un título minero en Colombia cuesta varios millones de dólares. “En nuestro proyecto minero somos muy precavidos a la hora de invertir, evitando cualquier derroche de capital. Nuestro proyecto ya cuenta con estructuración empresarial, estudios exploratorios, diseño, etc., y eso supone una importante garantía”. Por otro lado, para poder obtener la base de datos de minas de oro explotables en Colombia se realizaron numerosos contactos. “Hemos viajado muchísimo por todo el país y eso no sólo nos ha proporcionado una gran base de datos de proyectos, sino que nos ha abierto puertas importantes para poder ir aumentando el número de recursos mineros en el futuro”.


Creó una serie de reglas para MinexCorp para analizar la viabilidad y condiciones a la hora de entrar en los distintos proyectos mineros. Lo primero que había que realizar era una serie de estudios previos para poder concluir si los recursos mineros resultaban interesantes. En segundo lugar, la seguridad era fundamental. No se aceptaba nada que estuviera fuera del marco legal. Otra regla era que el proyecto minero se encontrara relativamente cerca de zonas urbanas, en lugares accesibles. Y, finalmente, estaba la fase de negociación con los propietarios. En muchas de las minas cuyos derechos ha adquirido MinexCorp, la minería todavía se hace manualmente. Por tanto, “ha resultado esencial explicar a los propietarios que, incluso con un menor porcentaje de las minas, al tecnificarlas obtendrían bastantes más ganancias que antes”. Todos los derechos que MinexCorp tiene sobre las minas son ciertos y demostrables.


“Lo verdaderamente difícil del proyecto minero es la realización de los estudios de viabilidad, y eso ya está hecho. Tenemos todo planificado y a punto para comenzar a construir las minas. En 3 meses podríamos tener toda la construcción lista. De hecho, para una mayor tranquilidad para los inversores en nuestro proyecto, contamos con un documento legal redactado por una entidad externa, en el que se hace constar que contamos con todos los requisitos legales y todas las licencias para desarrollar la explotación sin ningún tipo de problema. Con la luz verde al proyecto, solo nos queda reunir el dinero para financiarlo, y los resultados se van a empezar a ver muy rápido”, explica David. De cara al público que vaya a adquirir INX, “las garantías jurídicas de este proyecto son la legalidad y la información pública, ya que no existen documentos reservados”.

Share the news!

Deja un comentario