«Estamos trabajando en un proyecto que es real, viable, lucrativo. Nunca antes se ha hecho algo parecido»

CEO y propietario de una empresa de formación online con cuatro sedes internacionales (delenaformacion.com), CEO también de una empresa de desarrollo web (webseoglobal.es), socio de una bodega de vino Ribera de Duero (Quinto Burgos, España), socio de una productora de cine (marilafilms.es), negocios inmobiliarios en Málaga… Esta es la exitosa tarjeta de visita del principal responsable del proyecto de InnovaMinex. Pero empecemos por el principio…

Fernando García Sanz realizó estudios de Historia y Arte dramático, pero el espíritu de hombre de negocios que ha tenido desde muy joven le hizo cambiar de rumbo para convertirse en un gran empresario. “Durante toda mi trayectoria profesional he puesto en marcha proyectos empresariales de gran calado apostando siempre por la innovación y el desarrollo. Liderar estos proyectos no siempre ha sido fácil, por lo que he tenido que desarrollar capacidades para gestionar los recursos humanos y económicos de la mejor forma posible”. Su amor por la arqueología y las muchas excavaciones en las que participó (en España y en Marruecos) marcaron en él un decidido interés por desenterrar los tesoros desconocidos. Hace 25 años se mudó a Colombia (vivió allí 3 largos años), donde tuvo su primer contacto con la minería de esmeraldas. No obstante, entonces este tipo de actividad era muy peligrosa debido a la presencia de las guerrillas y de grupos armados, por lo que abandonó el país. A finales de 2013, con motivo de la expansión de una de sus empresas, volvió a Colombia y ante la mayor tranquilidad social que vivía el país y que empezaba a larvarse cierta actividad inversora y de desarrollo de negocio, comenzó a gestar el proyecto de minería aurífera. Durante 1,5 años estuvo recabando información y realizando estudios sobre minas que necesitaban tecnificación y financiación. “Hay minas que están funcionando, pero con proyectos muy artesanales, y eso hace perder mucho dinero”, explica.

Fernando, como Miembro del Consejo de Administración de Minera Guayaquil primero, y posteriormente como Consejero Delegado de MinexCorp – puesto que ocupa desde 2017 –, comenzó a trabajar con equipos de ingenieros y arquitectos realizando estudios para tecnificar la primera mina: Vereda Guayaquil. Minera Guayaquil es la empresa explotadora de la 1ª mina. MinexCorp es el máximo accionista de Minera Guayaquil e InnovaMinex posee un 25% de MinexCorp. Aunque el primer proyecto estaba parcialmente financiado con dinero de Fernando, las grandes perspectivas auríferas de la zona y la necesidad de terminar de obtener fondos para el proyecto le empujaron a buscar otros socios. El proyecto que le presentó Rafael Enríquez (Director de Innovación de InnovaMinex) le interesó muchísimo, ya que su proyecto minero encajaba perfectamente con el de la criptomoneda, que además estaba muy avanzado.

“En sólo 5 años los 7 proyectos mineros que tenemos entre manos estarán funcionando” subraya. “Nosotros no compramos las minas, sino que entramos en asociación con los mineros locales, lo cual abarata mucho los costes”. Los locales ven que MinexCorp es una empresa muy seria a la hora de trabajar: tratos y salarios justos, y eso los hace muy atractivos. De hecho, en MinexCorp hablan directamente con los propietarios, negocian con ellos y estudian sus necesidades. “Lo que mejor funciona es comprar una mina a un adjudicatario o negociar con el propietario y dejarle en un porcentaje de beneficios. La política de buenos socios es mejor que la de buenos clientes y abarata muchísimo los costes”. Fernando explica que ellos son todavía una compañía pequeña y se tienen que amoldar a lo que hay, por eso ejercen un estricto control sobre los gastos, algo de lo que hacen gala. “Nosotros nos planteamos cualquier tipo de minería rentable, pero en principio estamos centrados en minas de oro. Estudiamos todos los proyectos que nos presentan, y si el coste de inversión es bajo, ¿por qué no participar en ellos?”. Lo que comenzó siendo un proyecto pequeño tiene visos de convertirse en un gran proyecto, pero aquí no hay megalomanía. Por eso Fernando invita a todo el que quiera participar en el proyecto a que visite la mina. Por cierto, es una de las pocas minas que existen en Colombia con cálculo de reservas probadas, “en nuestro caso, de 37.000 onzas troy de oro”, concluye el CEO de InnovaMinex.

En cuanto al proceso de explotación, MinexCorp desarrolla toda su actividad por medio de métodos naturales y mecánicos y sin generar residuos ecológicos, por lo que el oro que se obtiene es considerado ‘oro verde’, que es precisamente el que adquieren las grandes compañías de joyería, como Cartier, ya que se puede demostrar su trazabilidad. “Nosotros podemos garantizar la trazabilidad de nuestros productos, no son ‘diamantes de sangre’. Además, es nuestra propia moneda la que se utilizará para comprarlos con las mejores condiciones”. Como garantía de trazabilidad surge el blockchain, cerrando así el círculo. Por otra parte, la manipulación del oro es lo que más márgenes deja, y el proyecto incluye fundición y refinería. InnovaMinex no va a trabajar sólo el oro de MinexCorp, sino que ya hay acuerdos firmados con los joyeros artesanales del Chocó (Colombia) para la elaboración de todo tipo de piezas de joyería.

“Actualmente es el proyecto más interesante que existe en blockchain, con números claros y muy rentable a medio y largo plazo. Se está trabajando sobre un proyecto que es real, viable, lucrativo y necesario. Nunca antes se ha hecho algo parecido. Y está ligado a un componente industrial que normalmente no tienen las criptomonedas.” Además, observa que están haciendo un magnífico trabajo social: reformando escuelas, instalando agua corriente, construyendo carreteras, mejorando las condiciones higiénicas, etc. Y tienen intención de hacerlo aún mejor. “Estamos invirtiendo dinero para generar beneficios. Es un proyecto honesto donde todo el mundo da la cara”.

Share the news!

Deja un comentario