“Soy un entusiasta de la tecnología blockchain y del valor disruptivo de las aplicaciones descentralizadas”.

Iván García es un hombre hecho a sí mismo y un entusiasta de las criptomonedas. Procede de una familia humilde y esto le empujó a labrarse él mismo su propio destino. Antes de finalizar el bachiller comenzó a trabajar en Porcelanosa, la multinacional española de pavimentos cerámicos. Sus ganas de medrar le llevaron a trabajar durante el boom urbanístico español en Marina D’Or, el gran proyecto inmobiliario vacacional de Castellón (España). A partir de ahí el ascenso fue meteórico.

En 2005 lo contrataron en una empresa de gestión de inversiones de bienes raíces de Marbella, donde llegó a ser Director Comercial. En 2010, dio el salto a una inmobiliaria en la República Dominicana, donde llevó la promoción y gestión de un complejo turístico en Punta Cana. Ese mismo año conoció allí a un reconocido gemólogo que le introdujo en el mundo de los diamantes y de las criptomonedas, y desde entonces dirige una empresa de inversiones de metales preciosos a nivel internacional.


Hay pocas personas que conozcan las criptomonedas desde su inicio. A él le han interesado desde el principio. “Soy un entusiasta de la tecnología blockchain y del valor disruptivo de las aplicaciones descentralizadas”, afirma. Iván, estudioso del tema, se ha convertido en poco tiempo en un experto. “Desde 2010 soy un forofo total de las criptomonedas y de la tecnología”. De hecho, tras una charla que ofreció sobre las criptomonedas y sobre los cambios que van a impulsar en la sociedad, algunos socios de InnovaMinexse se le acercaron y le presentaron el proyecto. “Me gustó mucho porque son muy profesionales y porque es una fusión entre dos mundos muy interesantes: el de las criptomonedas (que es más exclusivo) y el del oro (como valor refugio), sin necesidad de renunciar a ninguno de los dos.”


En InnovaMinex Iván es la persona encargada de contactar a los exchanges para informarles sobre INX y de entrar en negociaciones con ellos. Todos quieren conocer cómo se está desarrollado la pre-venta y venta de tokens, cuantas personas están interesadas en la criptomoneda, etc. En Emiratos Árabes Unidos, Europa, y otras áreas del mundo, el 99% de los exchanges listan monedas y estudian la posibilidad de tradeo. Si les gusta el proyecto imponen un precio y parean criptomonedas unas contra otras, contra el dólar, el euro, etc. Actualmente lo principal es que INX se paree contra Bitcoin y Ethereum, las dos principales criptomonedas globales.


Otra de sus funciones es dar a conocer el proyecto de InnovaMinex más allá de nuestras fronteras, proporcionando información técnica. “Todo el mundo debería comenzar a informarse más sobre el tema del blockchain porque va a revolucionar el mundo, al igual que en su día lo hicieron Internet y el correo electrónico. El blockchain y las criptomonedas van a cambiarlo todo a otro nivel, es como Internet 3.0: mayor seguridad, descentralización, velocidad de transacciones, etc. El blockchain, tecnológicamente hablando, es un libro de datos descentralizado. En el blockchain el poder no lo tiene nadie en concreto (como un gobierno, por ejemplo), sino que lo tienen todos, lo tiene la comunidad, por eso resulta imposible hackearlo.”


“Sólo el 0,2% de la población mundial sabe lo que son las criptomonedas y todavía hay mucho recelo sobre ellas debido a este desconocimiento. En realidad, el dinero ‘contante y sonante’ prácticamente no existe. Sólo un 7% de todo el dinero que hay en movimiento en el mundo es físico. Por eso el dinero, tal y como lo conocemos, va a desaparecer: cada vez hay menos y las tecnologías evolucionan muy rápidamente. Pocos saben que la inmensa mayoría del dinero fiat son apuntes contables, exactamente igual que las criptomonedas. Curiosamente, los mismos gobiernos quieren que el dinero físico desaparezca, ya que permitiría evitar el lavado de dinero. Por tanto, la siguiente adaptación será al dinero tecnológico” explica Iván.


Únicamente se pondrán en circulación 300 millones de INX, una cantidad que permanecerá invariable dado que así lo estipula el código. Iván aclara por qué no se ofrecerán más monedas al gran público: “Hay códigos que establecen que cada cierto tiempo salgan nuevas monedas, y éstas van naciendo conforme se vayan resolviendo algoritmos matemáticos. En el caso de INX se han estipulado desde el principio todas las monedas que hay y habrá. Por otro lado, aún estamos en en una fase muy temprana de las criptomonedas ya que en ellas aún no han entrado inversores institucionales, pues se encuentran en fase regulatoria (BCE, EE.UU., etc.). Esto hace que el verdadero potencial de las criptomonedas no se haya desarrollado plenamente todavía. Eso ocurrirá cuando sean globalmente aceptadas por las instituciones. Entonces entrarán billones.”